Alcubierre

FIESTAS, ROMERÍAS, TRADICIONES, LEYENDAS,…
Alcubierre celebra sus fiestas el día 26 de julio, en honor a Santa Ana.

RUTA MONUMENTAL
Iglesia Parroquial de Santa Ana
Callejeamos por Alcubierre y, por la calle Palacio, subimos a la iglesia parroquial de Santa Ana, situada dominando el pueblo, en una elevación donde en otro tiempo se erigía el palacio de los Condes de Sástago, antiguos señores del lugar. Nos encontramos ante un espléndido ejemplo del escaso mudéjar existente en la provincia de Huesca. Su torre campanario está considerada uno de los mejores elementos del mudéjar aragonés. Su estilo se acerca a los antiguos alminares tunecinos; consta de tres cuerpos de planta cuadrada escalonados, que van decreciendo en altura y anchura a medida que se eleva. La iglesia se construyó con ladrillo, tapial y yeso, y la parte más antigua del edificio data de la segunda mitad del S.XIV. El resto del edificio data del S.XVI. Su ornamentación interior consta tan sólo de algunas figuras de escayola, ya que la iglesia fue saqueada durante la guerra Civil y perdió dos valiosos retablos.

Casas solariegas
Varias casas solariegas jalonan algunas calles de la localidad. Nos detenemos en Casa Ruata, calle Mayor 36, que data de principios de S.XX. Se trata de un edificio de tres pisos con planta rectangular que presenta azulejos florales en la decoración de una parte de su fachada. Accedemos a ella por una puerta de aire modernista, decorada con hojas y flores. Seguimos caminando y paramos ahora frente a Casa Calvo, en la calle Granero 3. Destacan sus grandes dimensiones y su planta alargada, algo irregular. Data de los siglos XIX y XX y tiene tres pisos; se construyó con tapial y piedra sin trabajar. En su fachada destaca su escudo, de factura reciente, y una hornacina, con marco superior de vidrios de colores, que cobija la imagen de San Joaquín. Son estas viviendas ejemplos de inmuebles que en su día desafiaron la arquitectura popular del momento, incorporando en su diseño elementos modernos e innovadores.

RUTAS POR LOS ALREDEDORES
Nos ofrece Alcubierre varias rutas por su término municipal, como la de San Caprasio, encaramada en el punto más alto de la Sierra de Alcubierre, a 834 metros de altitud. Se trata de una construcción sencilla a base de piedra del lugar. La decoración es muy austera, pero la vista es impresionante. En sus cercanías podemos llegar a las cuevas excavadas en la roca que sirven de eremitorios y que en la actualidad han sido acondicionadas por los Hermanos de Jesús de Farlete. Espectacular ubicación para merendar y ver tormentas lejanas cuando se acerca la noche. Otras rutas: la del Puyladrón y la del GR-27 o ruta Mariana.


En el camino hacia el Monte viejo nos encontramos los llamados “hornazos”, hornos de yeso. El trabajo de este material fue una actividad muy importante en la economía monegrina para obtener ingresos extra. Es también de gran interés etnográfico el granero de la Abadía, cerca de la iglesia, que era el depósito donde se guardaban los diezmos que pagaban los parroquianos. Otro elemento que nos habla de discurrir cotidiano de la vida en Alcubierre, y en Los Monegros en general, es la existencia de pozos. Junto al tramo de la carretera Alcubierre-Lanaja podemos ver el cierre de uno circular que está dentro de una caseta. Otra sugerencia de paseo es la visita a los tambores o casetas de viñador, que distan una media hora caminando desde pueblo, en las partidas de La Lera y Las Coronas.

PERSONAJES
Un guía extraordinario para enseñarnos este pueblo y la sierra sería Mariano Gavín Suñén, el célebre bandido Cucaracha, que nació en esta localidad y conoció sus parajes, y los de todo Monegros, palmo a palmo, pudiendo huir así de la justicia hasta que fue envenenado por el farmacéutico de Lanaja, conchabado con la Guardia Civil, el 28 de febrero de 1875. Poca documentación nos queda para conocer realmente a Cucaracha, pero la suple con creces la leyenda formada en torno a este, para algunos, Robin Hood monegrino en tiempos de hambre, vulgar salteador de caminos y extorsionador para otros.


Ermita de San Caprasio

La ermita de San Caprasio se localiza a 834 metros de altitud, en la cota más alta de la Sierra de Alcubierre y de toda la zona central del Valle del Ebro. Su situación de atalaya privilegiada sin duda se prestó para el asentamiento de algún tipo de centro religioso, que apoyase la cristianización de esta parte del territorio durante la Edad Media. Se podría relacionar el nacimiento del santuario con el cenobio cisterciense de Asteruelas, el poblado que creció próximo a éste y la desaparecida ermita de San Onofre, cercana ya a Leciñena.
 
Se trata de una construcción sencilla a base de piedra del lugar sin trabajar y mampostería, que se asienta en la roca, adaptando a ella el perímetro de sus muros, reforzados por contrafuertes en distintos puntos. Nada más entrar, nos encontramos en un pequeño recibidor con una habitación a cada lado; ambas cuentan con un hogar, alguna alcoba y armarios excavados en la roca. Cruzando este recibidor, unas escaleras a la derecha conducen a un piso superior situado sobre la techumbre de la iglesia. A la izquierda de estas escaleras, se abre un amplio salón y, a la derecha, una estancia menor con fuego. Al fondo del recibidor unos pocos peldaños dan acceso a la ermita. La decoración es muy pobre, se reduce a una línea de entablamento de molduración sencilla y a unos pocos detalles pintados con gran austeridad.

Su ubicación permite disfrutar de una amplia panorámica de la sierra y dejar resbalar nuestra vista sobre suaves ondulaciones que nos muestran los contrastes paisajísticos que existen en Los Monegros: a un lado descubrimos el verde riguroso de los bosques de pino, quejigos, carrascas… y, al otro, los blancos y ocres de una tierra árida y agreste.

La ermita advocada al santo posee unas dependencias destinadas al refugio de caminantes o visitantes del lugar. Para pernoctar en la ermita de San Caprasio, pueden pedir la llave en el ayuntamiento de la localidad.

En los alrededores de la ermita, se localizan numerosas cuevas excavadas en la roca. Algunas fueron utilizadas por el Bandido Cucaracha; otras fueron excavadas durante la Guerra Civil y muchas de ellas, en la actualidad, son habilitadas como eremitorios por los Hermanos de Jesús de Farlete. La cueva acondicionada como capilla y el refectorio pueden visitarse, ya que permanecen abiertas.


Alcubierre

El bandido Cucaracha


Qué ver en Alcubierre

Ruta Orwell

Iglesias mudéjares

San Caprasio

Comer y dormir en Alcubierre

Restaurante Manuela

Restaurante La Esencia

Casa Pilar

No tan lejos...

Si vas a venir a Alcubierre, recuerda que cerca puedes visitar también los siguientes pueblos. ¡Descubre los Monegros!

Síguenos en...